jueves, octubre 19, 2017

La necesidad del cambio de mirada

Como vemos el mundo cuando vamos por ahí, nos parece que eso que vemos es lo que es; no nos hacemos siquiera la pregunta de si pudiera verse de otra manera. Y decimos que vemos "la realidad".

Venimos mirando y viendo la realidad de una forma, que consiste en ver la naturaleza como un recurso de donde podemos extraer riqueza para nuestro beneficio.
La naturaleza aparece como algo inerte, ajeno a nosotros, formado por partes y piezas, no muy relacionadas entre si.

Descartes, el racionalismo, la ciencia y la tecnología, si no se puede medir no existe, son el origen de como vemos "la realidad". Y ello nos ha permitido salir de la etapa anterior, donde los poderes religiosos nos tenían tomada el alma, el pensamiento y la voluntad.
Y dimos un salto cuántico de desarrollo, de modernización, de inventos increíbles.

Pero quedamos parados chuecos, con el planeta estropeado y la distribución de la riqueza mal repartida. Por eso ahora toca otro cambio, tan potente como el anterior, que nos permita ver "la realidad" de otra manera y nos permita avanzar nuevamente enderezando el rumbo.

La mirada que intuyo o que me hace más sentido y pienso que debiera tomarse el territorio, es la de ver la naturaleza como una ecología, con todas las partes y piezas en una intricada maraña de relaciones, donde el estado de cualquier parte afecta al resto.
Y lo más importante, nosotros, somos parte de esa ecología.
Por eso me gusta tanto la mirada que nos aportan los astronautas del Apollo 8, cuando re enfocan la cámara hacia la Tierra y por primera vez, podemos vernos a nosotros mismos, planeta incluido, como una unidad voladora que se desplaza por el espacio, quien sabe para donde.

Esa nueva mirada de nosotros como parte de una ecología, no puede ser vista en su real ... correcta dimensión (no se como decirlo), si seguimos mirando tal y como venimos haciéndolo. Algo tiene que cambiar en como vemos.
Y creo que ello requiere partir por abrir el corazón, a tanta cosa no medible, que tiene que ver con emociones, estados de ánimo, formas de comunicarnos distintas de las transferencia de datos en que nos hemos visto inmersos.

Necesitamos incluir en nuestra mirada todo lo que no ha sido posible de medir y que nos constituye. Necesitamos salir de nuestro individualismo y conectar con el otro, en profundidad y con el corazón abierto.
Necesitamos silenciar la mente dialogante, conectar con el silencio de la presencia presente, con el mindfulness. Y con todo lo que de ese vacío brota. Porque brotan muchas cosas, que surgen de la nada, de la intuición, de conexiones insondables que somos capaces de percibir, etc.
Necesitamos re descubrir la inteligencia del cuerpo
Necesitamos sentirnos parte de, afectados por, un nodo sensible de una red de interconexiones, parte de campos sociales, energéticos, biológicos, etc.

Necesitamos aprender a ver, a escuchar, a sentir y a conversar. Necesitamos avanzar en esos territorios de escasa posibilidad de hacer mediciones, que es donde está, creo, todo lo que nos hace falta para ir caminando por ahí y viendo completamente otra realidad.


Referencias:
El impacto del Apollo 8 en la mirada humana
Otto Scharmer y el caso de la relación médico pacientes en Alemania

sábado, octubre 14, 2017

MAT Espejo un sistema que levanta la confianza para la efectividad de los equipos

Está visitando Chile en estos días, el doctor en Ingeniería Gilles le Cardinal, fundador y presidente de la compañía Cooprex, con casa matriz en Francia.
Asistió como invitado especial a nuestro grupo de Desafío de humanidad, donde lo vimos desplegar su pasión y entusiasmo por sus materias, que tienen que ver en lo fundamental con profundizar la confianza en los equipos de trabajo a través de dinámicas de alta participación, donde se moviliza toda la inteligencia colectiva disponible.

Gilles le Cardinal
Las dificultades de acople y su propia aceleración en una traducción simultanea de su francés, me dejaron con una sensación de algo interesante que me faltaba capturar. Por eso, dos días después, partí al Instituto Francés en Santiago, donde dio una conferencia con una traductora profesional, que me permitieron capturar mucho mejor lo que Gilles nos traía.

Maestro de ceremonia en ambas partes, fue su coterraneo Nicolas Puech, joven que lidera la subsidiaria local y entiendo que latinoamericana.

Esta metodología de trabajo con equipos de trabajo en organizaciones, tiene un particular sello humanista, de seria preocupación por la persona dentro de las empresas, su bienestar, motivación y gravitante foco de participación.

Gilles antes fue un destacado programador, que derivó a esta área de ocupación, tocado por una experiencia de acompañamiento que le pidió Jean Vanier, por cuya influencia y esa experiencia, derivó a esta notable sistematización, que solo un buen analista de sistemas podría haber diseñado.

La verdad es que el ámbito de aplicación es bastante amplio, aceptando incluso situaciones de la máxima complejidad.
La situación estándar es la de un equipo de trabajo que enfrenta un proyecto y decide recurrir a su metodología que llama de MAT Espejo.

Nicolás Puech
El equipo al constituirse debe preocuparse de allegar todas las competencias y capacidades que serán necesarias. Tempranamente debe explicitar cual es la finalidad del proyecto y aquí ya parte integrando a un buen numero de actores, sino todos, para en forma consensuada, establecer esta finalidad, en no más de dos lineas de texto.

Hay un principio que vocifera Gilles, que es el de dejar el óptimo, por algo que satisfaga a todos. Ello ya da con más claridad la pista de su frecuencia valórica.

Después el equipo, en lo posible con todos adentro, conversa acerca de tres focos de interacción posible, como son los miedos, las atracciones del proyecto y las tentaciones que distintas personas pudieran tener. De aquí el nombre MAT, de Miedos, Atracciones y Tentaciones.
Cada uno en un acto de introspección y franqueza, dirá los propios miedos, atracciones y tentaciones.
Luego, todos dirán lo que piensan otros, sin especificarlos, pudieran tener de miedos, atracciones y tentaciones.

Todo esto desarrollado con una notable caja de herramientas de estupendo diseño, para hacer agradable, fácil y entretenida la dinámica.

Después, todos estos elementos de juicio MAT, se despliegan y comparten, y todos proceden a ponderar, de manera de sacar una gradualidad colectiva del impacto de cada uno de estos factores.

Después vamos, en actividades creativas y colectivas, diseñando precauciones para los miedos, en lo que llaman gestión de riesgos; estrategias y medios, para potenciar los objetivos o atracciones, en lo que llaman gestión de objetivos; y buenas prácticas, para lidiar con las tentaciones, en lo que llaman gestión de la ética.

Esto termina con la implementación de un Comité directivo, que dispone de un panel de control con todos los MAT bien organizados por áreas y una estructura de ejes y sub-ejes, donde las tareas, una a una, se distribuyen.

El resultado es un equipo con alto nivel de confianza, que coopera en el tiempo y aseguran será factor de los mejores resultados que se podrían obtener. Y con personas felices, de sentirse integrados, valorados y actores fundamentales para los objetivos acordados por todos.

Que puedo decir, me encantó esta implementación, que reúne los elementos de humanización, participación en ambientas de alta confianza, en un esquema que yo más veo como de lo que vaticino como la nueva economía, para cambios, innovación e incluso situaciones de conflicto.

jueves, octubre 12, 2017

La emociones y los estados de ánimo

Qué son ? Se pueden medir ? No, por eso nunca en la carrera de ingeniería nos las pasaron; jamás escuché nombrar en clases la palabra emoción.
A lo más, de que eran unas cosas que eran capaces de distorsionar, afectar a la razón, la gran diosa.

Hoy, entiendo que ya no es así. Fui a un curso de liderazgo hace un tiempo a la universidad Adolfo Ibañez, en donde varios lloraron. Alguien en un sketch al cierre preguntó, cuanto había que llorar para aprobar el curso.
Emociones a todo dar, en una escuela de Ingeniería Comercial en todo caso.

Las emociones nos predisponen a la acción. Unas emociones a unas acciones y otras emociones nos predisponen a otras acciones.
Hay acciones que no son posibles en ciertas emociones; por ejemplo, pedir aumento de sueldo en la emoción de la alegría.

Las emociones aparecieron en la evolución, porque para algo servían. Son útiles y no son ni buenas ni malas.
La rabia sirve para defender la dignidad, por ejemplo. Si no tenemos disponible esa emoción, la dignidad de seguro sufrirá daños.

Para ser creativo, un equipo de trabajo, debe buscar las emociones que favorecen ese tipo de acción. Un buen ejecutivo debiera ser un buen gestor de emociones, consciente de su presencia y del rol que juegan.

Siempre, previo a una decisión o una acción, hay una emoción. Las emociones son nuestro motor.

Las emociones son contagiosas.

Las emociones, según señala Susana Bloch, tienen su particular forma de respiración. En el video del link anterior, ella misma muestra esto.
Y señala que las emociones fundamentales son seis: el miedo, la rabia, la alegría, el erotismo, la ternura y la tristeza.

resolución
Las emociones llevan juicios respecto del posible futuro. Y se ven en la forma como las personas hablan.

Algo inesperado, desencadena emociones de inmediato. Y son pasajeras.

En cambio los estados de ánimo son emociones con las que nos quedamos pegados. Habitan en el trasfondo. Y uno ve el mundo desde la óptica que estos instalan.

Los estados de ánimo se pueden modificar re-interpretando aquello que lo ocasionó.

Siempre estamos en algún estado de ánimo. Ocurren en la relación con otros. Y es en esas interacciones donde nos develamos.

Hay dos estados de ánimo que tienen que ver con como lidiamos con las facticidades de la vida.
El resentimiento, no acepta algo injusto, que me causó un daño, allá en el pasado. La emoción que se instala es la rabia, la amargura.
En las empresas muchas veces el resentido aparece como un héroe, como diciendo, mira todo lo que me han hecho aquí y aquí sigo, firme.
Un trabajo de coaching efectivo con un resentido, lo ayuda a moverse al estado de ánimo de la paz.

Por otra parte, el resignado no acepta lo que si se puede cambiar. No ve posibilidades donde otros las ven.
En las empresas el resignado aparece como el sabio, el que sabe.
alegría
Un trabajo efectivo de coaching con un resignado, lo ayuda a moverse hacia el estado de ánimo de la ambición, la disposición emprendedora, la resolución; empieza a ver el mundo como lleno de posibilidades.

En las empresas, es más peligroso un resentido, que un resignado. Pero ambos estados de ánimo, son candidatos a buscar su extinción.

Otros estados de ánimo positivos, son la serenidad, el optimismo, la resolución, la alegría, la confianza.
Y otros estados de ánimo negativos, son el agobio, la desesperanza.

Tanto las emociones como los estados de ánimo son energías humanas, que afectan lo que hacemos y lo que emprendemos. Es importante conocerlas, saber detectarlas y en las empresas, gestionarlas. La publicidad las considera como algo muy importante en sus creaciones, como estas afectarán las emociones de sus audiencias.

Una estupenda forma de modular emociones, es la música. Y muchas, muchísimas más.


Referencias:
Charla de Philippe Benoit
Mejores escenas de la película Intensamente
La neurociencia de las emociones

miércoles, octubre 04, 2017

El impacto del Apollo 8 en la mirada humana

Nos hemos pasado buena parte de nuestra historia mirando hacia afuera de nosotros. Investigando la materia, en todas sus dimensiones y formas, vivas y no vivas. Incluso nos hemos estudiado a nosotros mismos, como algo allá afuera.

Cuando los astronautas del Apollo 8, en diciembre de 1968, daban la vuelta alrededor de la Luna, cosa que nunca se había hecho en una nave tripulada, a uno de los astronautas se le ocurre mirar y sacar fotos a la Tierra desde esa posición. Esto produce un shock. Fue muy impresionante y sigue siéndolo cuando vemos los videos de esta experiencia.

Nos vimos a nosotros mismos, nuestra casa, esa nave que es la Tierra, con una delgada capa de aire que la rodea, que flota en el espacio, moviéndose a alta velocidad, al parecer hacia ninguna parte.
Y una sensación de fragilidad fue mi impresión. Esta cosa, que tan agresivamente tratamos, con nuestros ímpetus extractivos, maximizadores de rendimientos. No se nos vaya a estropear nuestro espacio vital.
Surge una disposición de mayor responsabilidad, de cuidado, de saber, de saber más de las consecuencias de todo lo que hacemos. Y actuar, tomar acción.
No vaya a ser que …

Esta experiencia del hombre, de poner la mirada en sí mismo, a nivel planetario, explota en una disposición a revertir la mirada en muchos otros aspectos.

Otto Scharmer, en su curso sobre el liderazgo y los procesos de cambio innovativos, fuerza el telescopio que usó Copérnico, lo tuerce, de manera que la mirada sea sobre nosotros mismos.
Y lo que está haciendo Otto Scharmer, así como yo lo veo, es incluirnos a nosotros en el fenómeno y en lo que sea que estamos viendo. Dejemos de mirar la empresa allá, afuera de nosotros, e incluyámonos a nosotros como parte del fenómeno de la empresa. Y el cómo vemos, pasa a ser central.

Si el cómo vemos es central, nuestros niveles de capacitación son relevantes, pero más que ello, el paradigma desde el cual miramos, nuestro nivel de conciencia, también entran en los objetos a incluir e investigar y desarrollar.
Cómo vemos. Esta idea de que “la realidad es”, podría ser una forma de mirar, que podría modificarse por una en que la realidad no es, la creamos nosotros en nuestras conversaciones.

El cómo conversamos empieza a aparecer. La forma de escucharnos, la forma de comunicarnos, nuestras emociones, hasta nuestro cuerpo entra en la mirada indagativa. Y quizás aparezcan cosas de las que poco sabemos, como la intuición, la inteligencia del cuerpo, la sincronicidad y quién sabe qué más. Se de personas con capacidades excepcionales, que hablan de que somos mucho más de lo que nuestra racionalidad nos ha permitido conocer.

La Tierra, nuestra nave, nuestro hogar, apareció en el centro de nuestra mirada.
Y ahora, somos nosotros, la persona que somos, lo que entra también en el foco de nuestra atención y pasa a ser un objeto de estudio, investigación, para ser incluido en todo lo que hacemos e inventamos.

Cual es nuestra naturaleza, nuestras capacidades, nuestro más alto potencial apuntan algunos, nuestro sentido de ser, nuestro sueño.
De qué se trata todo esto, puestos ahora nosotros en el centro, no como individualidades, sino como individuos en un colectivo, incluso planetario.

Apollo 8, el año 1968, nos sigue afectando la manera en que miramos y en que creamos el mundo en que queremos vivir.

Y remata la física cuántica, cuando investigando la naturaleza de la luz, resulta que depende de si hay un observador presente o no. Estamos dentro del campo del experimento, no hay escapatoria.
Nos estamos empezando a fijar en nosotros y a ponernos en el centro de la mirada, o simplemente a ser incluidos en nuestras observaciones de lo que sea y por lo tanto empezamos a ser objeto de indagación profunda.

miércoles, septiembre 27, 2017

Si la realidad no existe y es una producción de la mente humana ...

Que tal si nos planteamos la idea de que la realidad no existe. De que lo que para nosotros parece ser la realidad, no lo es, pues nos hemos venido dando cuenta, que todos ven cosas distintas, en todo momento.

Esto comienza para mi, con un ejercicio en la escuela del coaching, que llamamos del Observador, en que ponemos a un grupo de personas frente a un cuadro; al menos eso es lo que yo hago.
Y les preguntamos, después de un rato de estar mirando, qué ven ? qué se les aparece con lo que ven ? Y siempre ocurre, que hay diferencias; a veces fuertes diferencias.

Estirando esta idea, más la necesidad de encontrar nuevas formas de abordar los mismos temas, como la educación por ejemplo, es que propongo, esta idea, de plantearse como si la realidad no existiera, sino que cada uno la está produciendo, minuto a minuto y la ve, como si fuera algo fijo, que está ahí, incluso, en cierto grado, incuestionable.

Sé realista, escucho decir con frecuencia. O, la realidad ES, como imponiéndome, o yo imponiéndole a alguien, algo.
Esta idea de realidad sirve entonces como un mecanismo de imposición, como un mecanismo de dominio.
Bueno, esto ya Humberto Maturana lo había dicho.

Si la realidad no existe, lo que existe es un constructo personal y colectivo, del que más vale hacerse cargo, o hacerse responsable. Esa cosa que llamamos realidad, que no es lo sólida que pensábamos, la estamos produciendo nosotros mismos. Por lo tanto es bastante líquida.

La verdad, en general tiene mucho que ver con nuestra idea de realidad. Si no existe la realidad, en que queda la verdad ? Tampoco existiría. Es una elección personal; una opción, podría decirse.

Cuando decimos, esto está científicamente demostrado, es real y además es verdad.
En mi experiencia con la ciencia, partiendo con la Tabla Periódica, en mis estudios en Ingeniería Química, recuerdo que un profesor me dijo que nunca nada de todo aquello se había visto, sino que más bien funcionaba.
Podríamos concluir, que las verdades de la ciencia, más bien funcionan relativamente bien, que decir que tiene el carácter de realidades.

Y para terminar, la pregunta por qué ES algo, queda dando botes entre estos planteamientos de la liquides de la realidad y la verdad. La verdad (me estaré pisando los pies ?) es que la pregunta por el SER de algo, pierde mucha fuerza.

Y todo se desestabiliza y queda en nuestras manos y de acuerdo a nuestra capacidad de diseño y construcción.

Sospecho que un cambio de este tipo es revolucionario y podría afectar la forma en que abordamos el tema de la educación.
Las personas, como peones de otros que nos dominan desde la objetividad, como decía Maturana, o como potenciales co-creadores de mundos, que según nuestro desarrollo y capacidades, la realidad que seremos capaces de construir.

miércoles, septiembre 13, 2017

El mundo de las AFP presentado en simple para tus decisiones de ahorro

La siguiente generación trae cosas nuevas, a veces sorprendentes, a veces de alto impacto.
Vengo de conversar con Gonzalo Reutter, hijo de mi gran amigo Andrés, quien emprende con una aplicación, un sitio web, en donde te pone "en simple", tus decisiones de inversión en AFP.

Gonzalo me explica las dos variables que hay que mirar: la comisión mensual que hay que pagarle a la AFP y la rentabilidad que esa AFP está logrando para tus fondos de jubilación.

Claramente, para Gonzalo los números conllevan emociones. Es rápido para hacer cálculos, anualizar cifras y hacer comparaciones. Tiene claro que existen diferencias relevantes en costo que los ahorrantes no están considerando al momento de elegir AFP. En los quintiles de menores ingresos esa plata es extremadamente relevante y por desconocimiento millones de trabajadores están pagando más por menos.

Le cuento cuanto yo me preocupé de mis ahorros previsionales, que siempre fue cercano a la nada misma. Y hoy recibo una jubilación, nada de mala, parece que por pura suerte. Y no quiero saber, le digo, las cosas que podría haber hecho y cuanta plata y pensión tendría hoy, si hubiera actuado .. con información, en forma responsable y todo eso.

Gonzalo me dice que el tema de las AFP, es simple. No así el caso de las Isapre, en que si uno se mete un poco, la complejidad emerge. En el caso de las AFP, la cosa es simple.

Y lo que él está haciendo, es ponerte una interfaz simple, con acceso a toda la información relevante, de manera que con unas simples interacciones con tus datos, puedas evaluar en dos patadas, qué te conviene.

Gonzalo Reutter
Ha desarrollado y está ocupando unas herramientas que se llaman web scraping, para acceder a los sitios web de las AFP, extraer de ahí toda la información relevante, cargarla en sus propias bases de datos y desde ahí opera.
Nadie lo había hecho.

El único problema es que sales de conversar con él con serias dudas respecto de tus propias decisiones históricas y actuales sobre tus decisiones o falta de ellas.
Gonzalo te lo está haciendo fácil, poniendo a tu disposición una aplicación, una app, que en forma informada, te facilita informarte, evaluar y tomar tus decisiones. Qué más se puede pedir ?

Gonzalo tiene 36 años, es casado y tiene un hijo. Estudió cinco años de medicina, por lo cual es Licenciado en Medicina. Y luego estudió la carrera completa de Ingeniería Civil Industrial en la UC. Trabajó con su padre en una metal-mecánica, luego se fue seis meses a Japón mientras su mujer hacía un postgrado allá y aprovechó ese tiempo para avanzar con este proyecto. Viene llegando, se podría decir.

Tiene un socio que es Felipe del Sol, que se dedica a otro emprendimiento, mientras Gonzalo se dedica tiempo completo a este. Conversan mucho y van juntos a las reuniones más importantes. Estas son a grandes empresas, que estén interesadas en promover decisiones informadas de su personal al respecto.

Gonzalo me muestra los números si los chilenos decidieran ahorrar en la AFP que les conviene 2.700.000 trabajadores subirán su sueldo en promedio $5.000 al mes

Le quita el sueño a Gonzalo porqué la gente decide tan mal qué hacer con su plata. Y su misión es educar a la gente para que elija bien. Y no está en contra de las AFP.

Gonzalo escribió este artículo que tituló, Gran oportunidad: 280 millones de dólares pueden pasar de las AFP al bolsillo de los chilenos en los próximos 12 meses, si mueven sus fondos de jubilación a mejores condiciones en otras AFP.
Mayor ingreso mensual y mejor jubilación, si le dedicas un tiempo, que EnSimple,cl te lo hace fácil.

Y otro artículo titulado, Las AFP en que nadie debiera ahorrar.

Para terminar, pasa a ver su sitio en ensimple.cl.

sábado, septiembre 09, 2017

El escuchar según Byung-Chul Han

Escuchar para Chul Han, no es un acto pasivo. Se comienza por dar la bienvenida al otro, con amplia apertura a su otredad. Luego atiendo a lo que dirá. Escuchar es un acto de generosidad, es un acto de dar, es una entrega. Y es lo único que le ayuda al otro a hablar, dice Chul Han.

La escucha antecede al habla.
El oyente opera como una caja de resonancia en la que el otro se libera hablando. El silencio del oyente es hospitalario, amigable. El que oye se retira por completo, se vuelve todo oídos.

La escucha puede bastar para sanar.
El oyente no debe hablar, pues el hablar ya serían juicios y equivaldrían a un posicionamiento.
Escuchar es un inhalar que no se anexiona al otro, sino que lo alberga y lo protege.
El oyente se vacía, se vuelve nadie, dice Chul Han.

La pasividad de la paciencia es la primera máxima de la escucha.
El oyente se pone a merced del otro, sin reservas.
Mis palabras, mi juicio, incluso mi entusiasmo, siempre hace que algo muera en el otro.

Y cuando empezamos a no poder escuchar, empieza la muerte del otro.
Los mensajes de Twitter no van dirigidos a una persona concreta.
La comunicación digital me interconecta y al mismo tiempo me aísla. Destruye la distancia, sin generar ninguna cercanía personal.
Sin la presencia del otro, la comunicación degenera en intercambio de información.

Al escuchar, no se produce ningún intercambio.
La escucha es una acción que implica una participación activa en la existencia de otros y también en sus sufrimientos.
La escucha enlaza e intermedia entre personas para que ellos configuren una comunidad.

Hoy cada uno se queda a solas con sus sufrimientos y sus miedos. El sufrimiento se privatiza y se individualiza; no se establece ningún enlace entre mi sufrimiento y tu sufrimiento.

Internet no se manifiesta hoy como un espacio de la acción común y comunicativa. Mas bien, se desintegra en espacios expositivos del yo, en los que uno hace publicidad sobre todo de si mismo.

El tiempo del otro, es el tiempo que le damos a los otros escuchándolos.

Es un error pensar que escuchar es algo que puede hacer cualquiera. Escuchar de verdad es algo que solo muy pocas personas pueden hacer de verdad.

La escucha opera milagros. Hace que a las personas se les ocurran cosas que por si mismos no habrían imaginado jamás.
Que hace que el escuchar de esta forma haga que gente desorientada e irresuelta, sepa de repente qué es exactamente lo que quiere; que personas tímidas, de pronto se sientan libres e intrépidos; o que personas desdichadas y agobiadas, se vuelvan confiados y alegres ?

Se trata de descubrir el tiempo del otro. El tiempo del otro no se somete a la lógica del incremento del rendimiento, lo cual genera una presión por acelerar.
La política temporal neoliberal, elimina el tiempo del otro, que por si mismo es un tiempo improductivo.
Cero tiempo para el otro implica total tiempo para el yo, que viene acompañado de un tiempo dedicado a la producción, que hoy abarca todos los ámbitos vitales y conduce a una explotación total del hombre.

El tiempo del yo nos aísla e individualiza.
El tiempo del otro crea una comunidad. Por eso es un tiempo bueno, dice Chul Han.


Referencia:
Libro La expulsión de lo distinto de Byung-Chul Han
La escucha 2.0

martes, septiembre 05, 2017

Rafael Echeverría nos refresca el sentido del Coaching

Hoy empezaron las conferencias a nivel global del Desafío Coaching 30 días 2017. Y empezó Rafael Echeverría, de Newfield Consulting de Chile.
Yo venía llegando de la costa y justo, sin premeditación, aterrizo al comienzo de su charla de las 11 de la mañana. Fue genial.

Parte con la pregunta ¿de qué se hace cargo el coaching?

Señala que la modernidad que viene cascando desde los años 1500, está llegando a una crisis de un profundo vacío existencial, que se expresa por la falta de sentido, que para el humano es esencial para poder vivir.
Sino, prepárense para eludir el tema, a través de la distracción o la diversión, palabra cuyo origen etimológico sería, apartarse del camino.

Vivimos transformaciones masivas, con la obsolescencia de nuestros conocimientos en forma abrumadora, camino a que el 70% de nuestros oficios actuales queden obsoletos, con brechas generacionales crecientes, en que a medida que envejecemos, pasamos a la categoría de inútiles.

De miedo.

Hemos aprendido gracias a la neurociencia, una rama de la biología, que somos plásticos, moldeables, transformables, múltiples y contradictorios.

Vivimos, desde la época de los griegos, bajo el programa metafísico, que señala que las cosas actúan de acuerdo a como son y que ese ser es inmutable. De ahí la idea de esencia.

Necesitamos salir de ese programa y el coaching ontológico, tiene como tarea colaborar en ello.
Por eso decimos que el problema no reside en la realidad, sino en la forma en que la miramos. En el tipo de observador que somos.

Necesitamos aprender a mirar como miramos. E intervenir en ello, la forma de mirar.
Hablará de obsolescencia ontológica.
Y transformar la mirada. Para ver mundos nuevos, señala Echeverría, no siempre es necesario ir a otro lugar.

Tenemos un desafío de aprender por delante. Que no somos inmutables y que el sentido que nos hace falta lo generamos nosotros.
Esperábamos que la vida nos revele el sentido, pero la vida no hace eso.

En el siglo XX aprendimos que el lenguaje no era lo que pensábamos. Aprendimos que el lenguaje y las conversaciones crean acción y crean realidades. Entre otras cosas nos pueden transformar a nosotros mismos.
Echeverría destaca, que el aprender de las habilidades conversacionales, incluye el aprender a escuchar, que nunca queda obsoleto. Muchos ni siquiera saben cuanto escuchan y cuanto más podrían escuchar.

Y respecto de la acción, actuamos de acuerdo a nuestro ser, indica el programa metafísico.
Superar este programa, nos lleva a poder decir, que la acción que realizas cambia tu ser.
Incluso más, la acción de aprender, modifica nuestras posibilidades de acción.

Es tan potente la misión del coaching entonces, que Rafael Echeverría le vaticina un próspero futuro.
Y la forma de medir el impacto del coaching y del coach, es exclusivamente por sus resultados.

Por todas estas razones, hace un llamado a fortalecer el trabajo de formación de coaches e incluir variables éticas, por la trascendencia de sus intervenciones.

jueves, agosto 31, 2017

Qué viene después del Mercado ?

Pasa por aquí Pedro Arellano y conversamos de lo que ambos estábamos haciendo.
Le escucho hablar de un proyecto en Aysén, donde todo parte por una persona que lo aborda para vender un terreno, que siempre soñó vendérselo al Serviu, de lo que se aburrió de esperar.

Es un terreno que colinda con la ciudad de Puerto Aysen, pero aún no está incluido en el plano regulador.

Pedro no quiere actuar como mero intermediario inmobiliario. Sin embargo, la conversación continúa y se entera de los personajes en juego en esta danza con este terreno.

Hay grupos de pobladores, pueblo originario, gente que pretende esas casas que se construyan en un terreno así.
Están las autoridades, los arquitectos, diseñadores del sueño y constructores. Y están los inversionistas. Y otros.

A Pedro se le ocurre una idea, en la línea de su vocación de promover la cultura del encuentro. Habla con su hijo arquitecto y se van juntos a Aysén, a ver el terreno y soñar en un proyecto que materialice el tema habitacional, pero en un contexto humano de inclusión, innovación, incluso de inspiración para reconstruir tejido social, confianzas, la misma idea o espíritu del proyecto 3xi en que anda.

Irá después a hablar con la presidenta del comité de viviendas, de los pobladores que persiguen ser lo favorecidos con una iniciativa de este tipo. Le previenen que no le será fácil, que es una persona difícil y puede ser muy dura y tiene poder.
Bueno, Pedro se la gana y más temprano que tarde, son grandes amigos y saben que el "encuentro" todo lo trasforma.

Yo celebro y apunto, estas capacidades relacionales, sociales, que tiene Pedro. Es un articulador de encuentros entre personas muy distintas. Lo viene haciendo desde hace años; soy testigo.

Parece que el proyecto está bien avanzado y se han incorporado personas como Miguel Luis Lagos de constructora LyD que lleva años en la zona y en un emprendimiento de este orden, hay muchos más que se van sumando. Ahora último incluso se juntan con  Aristides Benavente, otro gran empresario y creador de valor, quien a través de la Fundación, esta empoderando y acompañando a las comunidades de Cerro Castillo; hay gente notable, me dice Pedro.

Me quedo mirando esta escena y recuerdo una parte de la Teoría U de Otto Scharmer del MIT, en que dice que en la esfera mundo, se irá pasando del esquema jerárquico autoritario, de poder centralizado, al mercado, que todos conocemos y de ahí, a algo que él llama diálogo (ver figura 14.7 en la página 230 del libro Teoría U de Otto Scharmer), que yo asocio con esto que está Pedro impulsando.

Es una economía, en que los interlocutores, actores de un escenario económico, conversan, se miran a los ojos, se conectan emocionalmente, ya sea facilitado por personas como Pedro u otro mecanismo. Y avanzan, creando valor social.

Me parece notable esto que Pedro anda haciendo, que en el fondo está inserto en la realidad económica, pero que incluye esa dimensión de favorecer el encuentro profundo de las partes en juego. Y sin ánimo de nadie de enriquecerse, ni maximizar las utilidades a costa de los demás, sino que lucrar, porque no, razonablemente. Más aún, señala él, "enriquecernos" en todos los ámbitos de la vida, el social, el afectivo, el espiritual... dando con ello pleno sentido a la vida.

miércoles, agosto 23, 2017

El conocimiento y su gestión en Gestacción con Javier Martinez de Catenaria

Asisto a una invitación que me hace Juan Vera de Gestacción, donde un grupo de personas escucharemos la presentación de Javier Martínez de Catenaria, titulada "Que va a significar gestionar el conocimiento en la era digital". Después de escucharlo, nos sentaremos a la redonda, provistos de cafecitos y ricos sándwiches, a escuchar nuestras impresiones de lo escuchado.

Hay gente como Rodrigo Collado del Banco Estado, Andrés Auger de WOM, Francisco Méndez de Kruger Corporation y mucha gente de la misma empresa Gestaccion, anfitriones del encuentro, como Arianna Martínez.

pastel de choclo
Juan opera como presentador del presentador, moderador de la conversación posterior y como agradable y cordial anfitrión.

La idea es escribir aquí las impresiones que revolotean por mi cabeza en la mañana, temprana, del día siguiente.
Javier Martínez nos bombardeó con una charla acompañada de una presentación con pantallazos, que no duraban en el telón más de 5 segundos en promedio; y tenían contenido textual e imágenes provocadoras. Nos decía después que era la forma que le funcionaba, para tener atrapada la atención del público y no se fueran, como habitualmente ocurre, a los celulares. Lo logró.

Los países que han prosperado son los países que han puesto el conocimiento de su población en el centro de los objetivos nacionales.
El conocimiento se adquiere a través del proceso de aprender, que no ocurre leyendo la receta de como hacer pastel de choclo, sino que haciéndolo, una y otra vez.

El mundo ha cambiado en pocos años, de manera que introducir data a la cabeza se ha tornado inútil, pues Google en el celular a la mano, lo suple con creces.
Y otra cosa, de creciente impacto, los robots, nos reemplazarán en una enorme cantidad de posiciones laborales.
Entonces la pregunta es, qué aprender. Y está claro que nuestros sistemas educacionales que siguen en la tarea de meter datos en la cabeza, está obsoleta. Necesitamos intervenir eso, la calidad de la educación, entendiendo bien qué es lo que hace falta que aprendamos. Y nos hemos enfocado en la gratuidad, sin atender debidamente estos aspectos. Uh.

Las empresas no han sido diseñadas como organismos de aprender, sino como maquinarias de hacer; transaccionales, eficientistas, orientados a la calidad del producto, a la rentabilidad.
Y hoy el aprender, el conocimiento, ha pasado a estar en el foco de la atención y preocupación de un creciente número de ejecutivos y consultores.

Se interroga a los expertos y se intenta escribir su conocimiento, en medios digitales de acceso amplio. Al parecer solo se transcriben recetas de como hacer pastel de choclo, pero no el verdadero conocimiento. Por eso ni se leen.
Hay desastres gravísimos de pozos petroleros, producto de fallos de un conocimiento que la empresa poseía, pero lo actores relevantes de ese pozo, no lo sabían.
Y con que dificultad se documentan los sistemas, siendo que los que lo hacen saben que es altamente probable que nadie lea lo que escriben. Por eso cuesta tanto que se haga. Y después cuando hay problemas, ni siquiera saben en que computador está corriendo el sistema. Soy testigo de ello.

El sistema educacional, por otra parte, nos dejó vacunados de las ganas de aprender. Solo lo haremos en el futuro en general, para fines específicos, como obtener una certificación o mandatados.
Cómo componemos esto, ha sido inquietud de varios.
Javier dice que lo que moviliza el aprendizaje, es un estado de desespero, de colapso, de no queda otra. Y que los consultores debieran ser agitadores provocadores de esa sensación de urgencia.

Hay otro por ahí, que viene llegando de un viaje a España, donde dice que nadie aprende, a nadie le interesa y lo pasan chancho. Afirma que la felicidad no requiere mayores conocimientos. Javier difiere.

Le pido la palabra a Juan que está a mi lado, pero ya no hay cupos disponibles; estamos cerca de la hora de término y deberá cerrar el mismo Javier, el expositor. Yo quería traer a colación esta distinción del conocimiento de cosas externas a nosotros, del conocimiento que ocurre desde dentro, cuando nos preguntan o nos preguntamos, que me pasa a mi con esto que aprendo. Sabiendo yo que detrás del desarrollo de esa sensibilidad, podré saber después qué es lo mio, cual es mi pasión, un tema que no fue apuntado por nadie en ese intercambio. Tengo un posteo al respecto.

Me voy pensando que mientras miremos a la empresa como algo externo a las personas, donde somos meros manipuladores de la cosa que pasa allá afuera, seguiremos mirando igual. Cuando nos veamos como parte del sistema, aparecerán las emociones de las personas y la cultura de la empresa como relevante.
Y yendo más allá, cuando aprendamos a escuchar o atender a la inteligencia del cuerpo, a la intuición, incluso aplicando meditación o mindfulness, podremos integrarnos aun más en nuestros contextos empresariales, con creatividades quizás insospechadas.

Un nutritivo y estimulante encuentro, al que agradezco haber sido invitado. Escribo esto por la posibilidad de seguir conversando, por vía virtual, de los temas ahí tratados.

lunes, agosto 21, 2017

La calidad de cómo los equipos conversan determina su potencial

Tengo hace rato en la mira cómo los equipos de trabajo conversan, con kilometraje andado de facilitar el proceso de elevar la calidad de la interacción, con resultados que no dejan de sorprenderme.

La calidad de como los equipos conversan es un fenómeno fundamentalmente humano, siendo las personas el principal factor determinante de lo que ahí sucederá. Y lo que puede suceder, es, repito, sorprendente, en muchas dimensiones.

Una de ellas es lo que las personas son capaces de decir en una reunión, por ejemplo. Dependerá de en que paradigma se encuentren situadas. Por ejemplo si se trata de ver quien tiene la razón o quien dice o no dice estupideces. Si están en esta, habrá varios que simplemente se quedarán callados y quizás solo asientan a lo que los otros digan.
Cuando se mueven al paradigma de que cada uno es un observador particular, de una realidad de la que hay dudas si existe allá o es creada simplemente por nosotros en el acto de ver. Si este paradigma se incorpora y las personas asumen que lo que emerge de cada uno, no es propio, sino que es el material que él como canal del equipo está siendo, la riqueza y diversidad de los aportes crece significativamente.

Quizás lo más importante en la dinámica de la conversación de un equipo, es como se escuchan. Cuanto foco pongan en la persona que está hablando, mirándolo atentamente, conectados con lo que está diciendo y desde qué emoción lo hace, empatizando con su contexto e historia. Cuan limpio está el lente de juicios y otras interferencias. Todo ello determinará la calidad de la comunicación, pieza central de la comunicación y lo que ello desencadena.

Siempre comienzo el trabajo con los equipos con presentaciones de todos, con cierta profundidad, pues es distinto algo dicho por este que por aquel y disponer de ese conocimiento, ya produce un handicap importante.
Quienes somos los que estamos en la reunión, cual es nuestra historia, pasiones y dolores, será pieza clave de lo que después acontezca.

Se han clasificado cuatro tipos de conversaciones y curiosamente cuando se está en una, todos sintonizan en ella. Está la conversación polite, amable, donde lo que se escucha es lo que no transgrede nada, donde lo que se pretende es agradar al otro. Luego viene el debate, donde se dice lo que se piensa sin importar que se hiera a alguien. Aquí las cosas se dicen y los problemas pueden ser abordados, se ven y se reconocen. Un paso más arriba es el diálogo, donde la escucha es empática, acogedora, interesa el construir juntos, donde lo que prima es el todo y donde las personas se sienten parte de la problemática y no simples observadores. Y finalmente está la conversación generativa, donde se apela a lo emergente, aquello que no necesariamente brota de la racionalidad sino de la intuición, la inteligencia del cuerpo o de quien sabe donde, a lo que se escucha en silencio y en meditación.

Pieza clave que un facilitador debe atender, son las resistencias, de las que hay de diverso tipo. Los juicios son los que bloquean el escuchar y el ver lo que otro trae a la mesa, simplemente por descalificación previa. El culpar, bloquea los canales de la empatía, de la apertura del corazón. La talla puede producir cerrazones donde ni se nota, pues el afectado por la burla o talla, sonríe y al mismo tiempo cierra su nivel de apertura. El miedo, es otro tipo de resistencia, que levanta barreras, incluso explicativas, que bloquean la conversación franca y abierta. Podemos seguir con los ataques directos, el cinismo, la intriga y varios otros, que serán temas que el facilitador y los que se vayan sumando a los objetivos generales, deben disolver en lo posible.

Aparte de ir introduciendo distinciones para observar estos fenómenos sociales, la selección de los temas debe cuidarse, de manera que el equipo cada vez más se vaya apropiando de ellos, de manera que les sean significativos tanto en lo laboral como en lo personal. Ayer por ejemplo hablábamos de como el acto terrorista de Barcelona les había afectado a cada uno.
Qué te pasa a ti con ese tema o con esa pregunta, me ha parecido a mi que más dirige la pregunta al observador particular que esa persona es. La pregunta no busca respuestas correctas ni atenidas al deber ser; solo quiere saber como eso se mueve dentro de la persona, para que lo comparta si desea.

Un aspecto que he aprendido a observar es cómo el tono emocional de la dinámica conversacional evoluciona. Siempre comienzo pregunta como ha llegado cada uno, como está. A través de esa pregunto indago tono emocional y disposición al trabajo o experiencia. Es de gran placer ver como a medida que las defensas caen, los egos se reducen y la participación aumenta, la riqueza emocional florece y la alegría suele ir llenando los espacios. Si, incluso hay personas que confiesan que antes le cargaba venir cada día a trabajar y ahora, después de estos trabajos, vienen con gusto. Lo que va pasando es que las personas van integrando más aspectos de su personalidad en el trabajo y eso es bueno para ellos y para la empresa, que prioriza en los resultados.

He aprendido a ver y sentir, el alto potencial de las personas en las empresas y más todavía el alto potencial creativo de los grupos que conversan, dialogan, en un alto nivel de sintonía y calidad. El factor humano, que nos hemos acostumbrado a pautear su funcionamiento con el perfil del cargo, en los grupos bien afiatados, que tienen conversaciones amplias y de calidad, empiezan a operar como un organismo vivo, que suplen los defectos de unos con el aporte de otros naturalmente, pues el todo es su asunto. Y como consecuencia de ello, de la creatividad que se moviliza, la pasión que puede surgir, la solidaridad, los resultados son el efecto más valorado. Y todos crecen y aprenden.

miércoles, agosto 16, 2017

La relación entre el conocedor y lo conocido

En la línea del posteo anterior, de como atendemos, pasa algo también con como conocemos, o con como aprendemos.

La forma más clásica de aprender es a partir de la observación del mundo. Este mundo está separado del observador, que aparece, en general, lo más neutro posible, buscando esa forma objetiva de ver, analizar y reflexionar.
A esta forma de conocimiento se le llama conocimiento explícito. Es relativo a un mundo exterior al observador.
Esta forma de conocimiento está ligada a la segunda forma de atender (posteo anterior), donde nos situamos en los bordes de nuestra configuración, que es desde donde ya somos capaces de ver incluso aquello que es discordante con lo que ya sabemos. Llamamos a esta, la forma científica de saber y aprender.

El conocedor en esta primera forma de aprender o conocer, es casi invisible, transparente, sin emociones, pues ellas podrían contaminar la mirada objetiva, que es la requerida en esta forma de conocer la realidad.

La siguiente forma de aprender, siguiendo la evolución en las formas de atender, es la que llamaremos el conocimiento tácito incorporado. En este caso, en lo que pongo la atención es en lo que siento, en lo que experimento, en la acción. Y sobre ello reflexiono.
Estudio la batalla de las Termópilas. El conocimiento explícito es saber que pasó ahí, porqué, sus consecuencias, etc. Qué me pasa a mi con este tema, apunta al conocimiento tácito incorporado, que ese conocimiento pudiera estar instalando en  mi.
Este tipo de conocimiento capta la realidad de dentro de la persona, por lo que se basa en la experiencia vivida.
Este tipo de conocimiento implica suspender el modo pasivo del observador y pasar a un modo activo de estar en la acción, atento a lo que sentimos y experimentamos, que es la fuente de este tipo de conocimiento.

El paso del conocimiento explícito al conocimiento tácito incorporado, significa una transformación, una inversión, en el que el conocedor pasa a ser pieza clave del proceso de aprender. Y por eso significa activar al yo de ese observador, de si mismo en la acción, siendo sus sentimientos y sus significaciones, relevantes.
Será muy distinto estudiar algo que me apasiona, por ejemplo.

Existe una tercera forma de relación entre el contenido y el contenedor. Una tercera forma de conocimiento; una tercera forma de conectar con el conocimiento.
En esta forma ya no reflexiono sobre lo sentido o experimentado a posteriori, sino que conecto en la acción misma con la sensación sentida interior.
Se dice que la experiencia estética, cuando ella se produce, conecta con algo más profundo, conectando incluso con la fuente de lo que será en breve la experiencia. Por eso llaman a este tipo de conocimiento, conocimiento que trasciende al yo.
En este tipo de conocimiento se experimenta la acción en estado de presencia presente, o total atención.

Para alcanzar este tercer modo de relación entre el conocedor y lo conocido, se requiere lavar al yo del ego y sus contenidos, de manera que el yo se repliegue dejando un espacio en el centro de conexión con la fuente, con lo que quiere emerger.

Esta forma de ver el proceso de aprender, que me aporta Otto Scharmer en su Gramática del campo social, en su libro Teoría U, me hace pensar que debemos ir más allá del conocimiento científico y por nuestro intermedio, primero conectar desde la pasión con los que sean los temas en que queramos especializarnos, para luego transformarnos en canal de lo que sea que quiere emerger, tanto en lo personal como en lo social, para crear el mundo que quiere emerger y así realizar nuestro máximo potencial.

Qué dices ?

sábado, agosto 05, 2017

Cómo atendemos

Cuando pienso, actúo, converso, desde dónde lo hago ?
Dónde se sitúa mi atención ?

Al parecer, este punto desde donde opero, cambia. A veces estoy parapeteado en el centro de mi persona, de mi organización dirá uno. Adherido a mis tradicionales formas de ver y de pensar, sin aceptar nada que los vaya a amenazar. Como a la defensiva; o a la agresiva.
Cuando estoy parado ahí, todo debiera parecerse a lo que ya se, a aquello en lo que confío, a mis creencias, a como son las cosas.

Desde ahí, es poca mi capacidad de escucha, reducida mi capacidad de ver más allá, e incluso limitada mi capacidad de aprender.

Este punto desde donde opero, este punto desde donde atiendo, puede moverse desde ese centro, a los bordes de mi persona, a los bordes de mi organización, como sacando la cabeza fuera del auto en movimiento, para ver de verdad que hay allá afuera.
En esa posición puedo ver más allá, puedo ver incluso lo discordante, lo que no cuadra, lo que no se aviene con mis creencias, lo que no parece correcto, lo que no cumple con la regla. Y puedo tomar notas de ello y después analizar.

Esta es la posición del científico. El punto de la atención se ha desplazado desde el centro a la periferia. Prospera la racionalidad, los descubrimientos, la ciencia y la tecnología.

Ese punto de atención, puede ir más allá. Salir de la persona y situarse en el otro. Es la mirada empática. Desde esa posición del punto de atención, soy capaz de hacer preguntas indagatorias sinceras y aproximarme a ver el mundo desde la mirada del otro.
Esto requiere una cierta sensibilidad, requiere una apertura a nivel de corazón, no solo de mente, como en el caso anterior.

Cuando soy capaz de hacer este desplazamiento del punto de atención, una y otra vez, ocurre una transformación mayor. Dejo de verme aparte y empiezo a verme como parte del campo social en que me muevo.
Francisco Varela una vez dijo, que este fenómeno de la atención y sus desplazamientos, era un punto ciego de Occidente.

Y hay otro desplazamiento aún más allá, del punto de atención. En este nuevo caso, se produce una expansión del punto de atención y empieza a cubrir un campo mucho mayor. Parte por bajar por el cuerpo a sentir su inteligencia, o sentir la fuente dirán otros, del propio Ser.
Y al mismo tiempo todo el entorno del contexto mayor. Es como una perspectiva holográfica, de campo de la realidad, con centro en la fuente del propio Ser.

Estas, pienso, son palabras mayores. Puede que uno haya tenido estas experiencias y puede que no las haya sabido distinguir.
Pienso también que la meditación, el mindfulness, el yoga, son ejercicios que desarrollan para el lado de esta perspectiva de la atención.

Cuando Otto Scharmer nos mandó a entrevistar a personas del vecindario, muy distintas a mi, para indagar de quienes eran, como era su vida y como veían el mundo, nos estaba guiando en la perspectiva de avanzar hacia la capacidad tercera de la atención antes señalada. Y para mi fue potente.

He aprendido que como conversamos, depende de desde donde operamos en la atención. Y avanzar en calidad de conversaciones, significa avanzar en expandir nuestras capacidades de mover el punto de atención y con ello el potencial del Ser.

Hay personas que dicen que esto de lo que hemos estado hablando, la estructura de la atención,  son los niveles de conciencia, un término que yo también suscribo, pero que no suelo usar mucho, porque las personas tienen grabado ese término de maneras que más pueden interferir que aportar a la apertura.

Qué dices a todo esto; te hace sentido ?

Fuente: Libro Teoría U de Otto Scharmer del MIT.

jueves, julio 27, 2017

Cuando el conversar se corrompe

Me he convencido que los equipos de trabajo prosperan según sea la calidad de como conversan.

Esto significa que tenemos que mirar cómo conversan con ciertas distinciones de cómo son y pueden ser las conversaciones.

Según la propuesta de Otto Scharmer del MIT, se distinguen cuatro niveles o tipos de conversaciones: la conversación para agradar, el debate, el diálogo y la conversación generativa. (ver)

Para pasar de las conversaciones para agradar a las tipo debate, se debe activar y afinar el instrumento de la mente abierta, de manera que podamos recibir incluso la información discordante con nuestras creencias y formas de ver.
Esto es posible cuando logramos disolver la resistencia consistente en silenciar las voces discordantes, por ejemplo, a través de los juicios.

del libro Teoría U de Otto Scharmer
Para pasar de las conversaciones llamadas debate a las tipo diálogo, se requiere activar y afinar el instrumento del corazón abierto, que permite acceder en primer lugar a la escucha empática, en la que nos ponemos en los zapatos del otro. Cuando hacemos eso, no nos abocamos a refutar sino a indagar más sobre porqué el otro ve lo que ve, o piensa lo que piensa.
Esto es posible cuando logramos disolver la resistencia consistente en culpar al otro; cuando hacemos esto rompemos la conexión empática y el otro simplemente se cierra.

En el diálogo ocurre un salto relevante, que consiste en verse las personas como parte del sistema y no como observadores externos al sistema que se observa. Cuando esto ocurre, permitir verse desde los ojos de los demás, sin sentirse culpable, sino abierto a ver posibilidades de mejora a través de cambios en procedimientos y conductas.

Para pasar de las conversaciones del tipo diálogo a las generativas, se requiere activar y afinar el instrumento del acceso a la inteligencia del cuerpo, a la intuición, a lo que siento emerge de la fuente de lo que soy en lo profundo. Esto requiere tener acceso al Yo en el ahora, o sensación sentida en el presente.
Esto es posible cuando logramos superar la resistencia que opera en la arrogancia, que es cuando el Ego está tan inflado que bloquea el acceso a las propias entrañas, con la consecuente sensación de vacío.

Un aspecto relevante de este proceso evolutivo en la calidad del conversar de los equipos, es que requiere una evolución en la forma en que atendemos; algunos dirán, en el nivel de conciencia.

En las conversaciones para agradar, la atención se sitúa en el centro mismo de la propia organización. Estamos parapetados en nuestras creencias y formas de ver, sin ninguna disposición a movernos de ahí.

En el debate, el punto de atención se ha movido a los bordes de la propia organización. Desde ahí ya podemos ver los datos discordantes y procesarlos.

En el diálogo, el punto de atención va más allá y logra situarse en el otro. Soy capaz de ver la realidad desde los ojos y sentir del otro.

En las conversaciones generativas, la atención se expande a todo el campo de la atención, tanto de mi mismo, como de todo el campo en 360 grados. Es una capacidad poco desarrollada a mi entender, que la meditación y el mindfulness cultivan.

del libro Teoría U de Otto Scharmer
Francisco Varela señalaba que esta capacidad de ver el punto de la atención, o el nivel de conciencia, era un punto ciego de Occidente.

Insisto, creo y trabajo en mejorar la calidad de como se conversa en las organizaciones, lo cual es de alto impacto en los resultados.

Cuando los instrumentos de la mente abierta, el corazón abierto y la voluntad abierta, que es como Otto Scharmer llama al tercer instrumento de esta tecnología social, se bloquean, surgen cosas como la intriga y la desinformación, que envenenan las fuentes colectivas de conversación y pensamiento. El acoso y la intimidación, que envenenan las interacciones y las relaciones. Pudiendo incluso colapsar toda la malla social, solo quedando como posible, el autoritarismo, el control estricto y el despotismo.

martes, julio 18, 2017

Libro Sobre la belleza de Plotino

Plotino nace por el año 205 después de Cristo, en Egipto. Catalogado como Neoplatónico, muere el año 270.
Un tipo que reflexiona de verdad, por esos años, precarios de tantas cosas que hoy nos rodean. Me lo imagino caminando por terrenos pedregosos, pensando, conversando.

Y en este libro, su tema es la Belleza. Qué es esa cosa que al verla, experimentamos lo que describe como deleite, asombro, placentero aleteo del alma, dulce estupor.

Plotino
En ese tiempo, se manejaba una idea de la realidad en tres niveles.
En el primer nivel está la Unidad, lo Uno. De ahí brota por emanación el segundo nivel de realidad, la de lo Inteligible. Este nivel participa de la Belleza, la Verdad y lo Bueno, de lo Uno. Esta segunda realidad contempla al primer nivel de realidad y al hacerlo se contempla a su misma, dice Plotino.
Lo Inteligible genera Ideas que constituyen los Arquetipos.
De este segundo nivel de realidad, de lo Inteligible, emana el tercer nivel de realidad, el Alma del Mundo, que es donde habita lo sensible, que contiene los arquetipos de las cosas.

El anterior es un proceso emanativo, de la misma forma que la luz emana del Sol.
Y al descender, se va perdiendo Ser. Lo más bajo es la materia sensible.
Y este mundo material carece de verdadera realidad. Más realidad tiene el mundo divino de las Ideas.
De ahí lo de Neoplatónico.

El alma humana es una emanación del Alma universal.
El alma humana en su descenso, olvida su origen divino, siendo este más una sombra, una fugaz apariencia. Por ello siente una nostalgia, que es esa sensación de anhelar su origen, que brota como un deseo contemplativo dirigido a aquello de lo que procede.
El proceso de retorno, que es posible, lo hace el alma.

Plotino señala que la contemplación puede culminar en una unión extática con lo más elevado, por medio de la Intuición Intelectual, que es superior al conocimiento racional.
Esta vía significa o requiere una superación de las pulsiones de la materia.

Ahora vamos a la belleza. Plotino dice que la belleza del mundo sensible no es tal. La experimentamos como un reflejo de la belleza del Intelecto divino, que habita en nuestro olvidado núcleo originario. Por eso la experiencia de la belleza es un hecho iniciático de retorno a nuestro origen.

El nacimiento de Venus de Sandro Boticelli (1484)
La fuente de la belleza es de origen divino.
El deseo ardiente que nos surge al contemplar las bellezas del mundo sensible, no deberíamos lanzarnos a ellas, sabiendo que son imagen, vestigio y sombra, de aquello que son reflejo.
Nuestra patria es ese país de donde venimos y donde habita nuestro padre creador.
Por ello, ante la belleza, retírate en ti y mira, contempla, por el ojo del alma, la belleza superior.

En este proceso de ascenso y retorno, el alma humana se va haciendo más bella y con ello va accediendo más y más a la contemplación de la belleza divina. Lo bello es digno de ser amado a causa de su Ser.
Y es la única forma de trascender la condición finita.

Existiría un Artífice, Demiurgo, que antes lo pensó todo dentro de sí. Es el Intelecto verdadero y original.
Debemos procurar contemplar, señala Plotino, en nosotros mismos al Dios, pues este habita en lo más hondo de nuestra propia esencia.
Debemos aspirar a fundirnos en profunda contemplación.

Qué tal ? Reflexiones de hace 1800 años.
Y nosotros en qué estamos ?

miércoles, julio 12, 2017

Sobre como vemos

Una cosa es observar una situación desde fuera y otra es sumergirse y verla desde dentro.
Una cosa es mirar "la realidad" desde o con el órgano de la mente y otra, en esa inmersión profunda de la que hablaba antes, entrando yo, con todos mis sentidos, en el fenómeno que más que ver, contemplo. Alguien por ahí llamaba a esta forma de ver, observar con mente y corazón.

Somos parte de una civilización que dice "pienso luego existo" y por ello nos pasamos buena parte de la vida tratando de entender el mundo.
Lo hacemos desde la mente, parados un paso más atrás de la realidad, de la cosa observada.
Esta forma de ser que llevamos, nos desconecta más y más de nuestros sentidos. Que se van apagando y me explico porque nosotros anhelamos tanto las vacaciones, para ir a tirarnos semidesnudos a alguna playa, donde aparte de tomar sol, bañarnos y jugar paletas, no es mucho más lo que hacemos. Y entiendo que lo que estamos haciendo ahí, es recuperar en parte nuestros sentidos. Sentir en nuestra piel, ver con nuestros ojos, oir y paladear, cosa que en el resto del año permanecían en buena medida adormecidos.

Al parecer, toca hacer un giro evolutivo y cambiar la forma de andar por el mundo, desconectados de nuestros sentidos, pegados en nuestras cabezas pensantes, desconociendo incluso de que se trata este fenómeno de sumergirnos en la realidad del aquí y ahora.
Menos aparatos electrónicos y más cuerpo, más sentidos y más foco con la forma en que estamos atendiendo.

Cuando cambio de la mirada científica tradicional, mental y reflexiva, a la mirada inmersa, con el corazón y los sentidos, mi punto de atención cambia.
Francisco Varela decía que el punto ciego de occidente era justamente el no ver desde donde vemos y no tener por lo tanto, ninguna maniobrabilidad ahí. Es ceguera del fenómeno de la conciencia.
Y Harari dice que lo que viene es justamente cartografiar el mapa de la conciencia; un territorio completamente nuevo, para el mainstream occidental.

Leyendo a Plotino en su Sobre la belleza, detecto que la experiencia de la contemplación, con atención a lo que nos pasa por dentro en la experiencia, era algo habitual en su mundo, pasado el año 200 después de Cristo.
Nosotros en buena medida, hemos perdido contacto con esos fenómenos, tan propios de nuestra naturaleza.

Tu te imaginas como sería una reunión de trabajo con las personas conectadas tanto entre si, como con los temas tratados, conectados de esta forma. Osea inmersos, con los sentidos, la mente y el corazón ?
Yo creo que sería completamente otra cosa.

Aparte, qué ojo tenemos que tener adiestrado para detectar cómo el otro está viendo ?

viernes, julio 07, 2017

El deber ante todo, el deber siempre

Esta frase, "el deber ante todo, el deber siempre", era el slogan de un colegio Santiaguino, de mujeres. Cuando lo escuché, en una de mis caminatas por los cerros cerca de Santiago, me detuve; no podía creerlo.
Era como dar finalmente con el origen, la fuente de muchos males, con los que tengo que lidiar en mi oficio de Coach.

Cuál es el problema con esta línea de código ? Esto pensando que este tipo de instrucción, lo que hace es incrustarse en nuestro sistema operativo mental y desde ahí dirige nuestro pensar y actuar.

Lo que hace es setear nuestro foco de atención hacia una base de datos, con mandatos del "deber ser", del "hay que", de "lo correcto es", dejando fuera, ignorado, inaccesible, nuestra personal interioridad, nuestras tripas, lo que yo quiero, lo que a mi me parece, lo que a mi me pasa con eso.

Este tipo de escuela, según mi manera de ver y experiencia, crea personas debilitadas, que no saben quienes son, ni que quieren. Y fáciles de manipular.

Y sanarse de esto no es simple ni trivial. La participación de un Coach, que en buena medida opera como espejo, mostrando, reflejando simplemente el proceder, puede ser de alto valor, para un cambio en la conducta.

No hay nada malo con los deberes; ellos son el producto de nuestras promesas o compromisos. Pero libremente acordados.
Yo comprendo y acepto parar en las luces rojas y ello se transforma en un deber.

El punto quizás es el orden en que configuro mi sistema operativo. Primero mis tripas, mi fuente de la voluntad, mi parecer. En segundo término las prácticas socialmente aceptadas o mandatadas por nuestros profesores, autoridades y maestros.

Esta manera de educar, poniendo el deber ser en primer lugar, es una vil estructura de manipulación. Ese es mi parecer.

Necesitamos recuperar nuestra conexión con nuestra interioridad y darle prioridad, en relación a todo otro referente.
De la misma forma necesitamos recuperar nuestros sentidos, que son la puerta para muchas cosas, entre ellas, la perspectiva ecológica.

Creemos que el mundo es una realidad allá afuera, que puede ser visto con esta mirada objetiva que la ingeniería me instaló, sin darnos cuenta que el mundo que vemos es una emanación que brota de nosotros mismos, es una creación nuestra y por lo tanto nuestra responsabilidad de lo creado, no es menor.

Bueno, pienso que pasar de una forma de ver el mundo a la otra, es una transformación no menor.
Qué dices tu ? Un poco más abajo hay un lugar donde se acogen tus comentarios.

jueves, junio 29, 2017

El futuro viene con mucho mayor protagonismo de las personas

Estamos en un punto de inflexión, donde el cambio de rumbo será mayor. Lo pienso cuando veo la magnitud de la innovación que nos traen implementación como Uber en el transporte citadino; y tecnologías como blockchain a la confianza en las transacciones en el caso de Bitcoin.

Pienso por otra parte que el sistema educacional aún vigente, en lo fundamental apuntaba a meter en la biología el conocimiento del pasado, sin ser la persona agente ni factor de mucho, aparte de un buen articulador del material transferido.

Cuando imagino a la persona puesta como el principal factor o agente de generación de la innovación futura, no puedo sino desviar la mirada del conocimiento, del contenido al contenedor, a la persona, sus capacidades y potencial.

Frente a cada material al que te expongo como educador, la primera pregunta es “qué te pasa a ti, con ese material ?”. Y lo que de ahí brote, será donde pondremos el foco.
Te enseño la batalla de las Termópilas y la pregunta fundamental es qué te pasa a ti con esa historia. Y si no te pasa nada, ahora; esa historia no interesa.

Un sistema educacional así, nos llevará tarde o temprano a descubrir qué es lo tuyo, cual es tu Elemento (El Elemento de Ken Robinson), qué te apasiona, dicen otros.

Necesitamos desarrollar la mirada interior. Para ello vale todo tipo de técnicas de meditación, que permitan ejercitar el silenciar el ruido exterior y mental, para conectar con el vacío interior, donde habitan energías, ideas, visiones, intenciones, y la famosa sensación sentida, del focusing y el presencing.
Necesitamos saber de qué estamos hablando cuando hablamos de estas cosas y tener experiencias sobre aquello.

Pues, es desde ese espacio interior, de mínimo ego, que brotará .. el futuro.

Antes tendremos que haber inhalado profundamente, con apertura de mente, corazón y escasez de miedo, la realidad amplia. Con eso incorporado, hacemos mindfulness o atención quieta interior, para escuchar, atender, lo que brota, de la nada aparentemente, como posibilidades futuras.

Somos canal, seremos cantera de la innovación. Y para ello, necesitamos aprender a escuchar, a escucharnos, a conversar, con conocimiento de la tecnología social que hay en las conversaciones, y luego desarrollar coraje y maestría en el hacer, para ponernos en acción, prototipeo y transformación social del mundo.

jueves, junio 15, 2017

Producto Sitio web con la voz de tus clientes

Nombre del servicio: La opinión de tus clientes puesta al aire

Objetivo:
Poner a tus clientes a colaborar con la venta y exposición de las bondades de tus productos y servicios.

Formato:
Un espacio en la web donde tus clientes aparecen contando quienes son como empresa, como personas y su experiencia con tus productos y servicios. Esto a través de una entrevista tipo diálogo, que un especialista les hace, luego escribe y el cliente valida.

creando puentes
Proceso:

Tu nos entregas una lista de clientes para abordar, en que ojala tu los hayas prevenido antes. Los llamamos y concertamos entrevistas de no más de una hora.

Vamos y conversamos con ellos tomando notas, en una forma que llamamos “entrevista tipo diálogo”, pues no se trata que respondan una lista de preguntas.

La idea es indagar sobre la persona que son, sus estudios, familia y algún hobby, con la intención de adicionarlo al texto a publicar.
Luego consultamos por la empresa, características del negocio y momento que viven.
Y finalmente les preguntamos porqué trabajan con tu empresa, porque la eligieron, los beneficios que le aporta el operar contigo y porqué te recomendaría.

Finalmente le solicitamos permiso para sacarle una foto para publicar junto al texto y eventualmente una de la empresa, su frontis y logo, u otro.

En casa u oficina, redactamos el escrito con el material recopilado. Lo revisamos y enviamos al entrevistado para que lo revise y haga las precisiones que considere pertinentes.

Luego de su aprobación publicamos en el sitio web que hemos implementado para ello.

Costos:

Cobramos una tarifa por entrevistado o empresa y la plataforma web no tiene costo.

Beneficios:

Que no seas tu quien diga lo bueno que son tus productos y servicios, sino tus clientes, hace una diferencia de credibilidad e impacto en tus prospectos.

Nuestra experiencia nos dice que los clientes satisfechos no tienen reparo en compartir y colaborar con el éxito de tu negocio y el tuyo, cuando están contentos con la relación y los productos y servicios recibidos.

Si adicionalmente, tu cliente comenta el texto publicado, ratifica lo dicho, dando la cara en un material que perdurará en el tiempo, mejor aún. El apoyo es total.

Dos ejemplos:
División de Seguros de Conosur
Gerencia Comercial de ProSystem

jueves, junio 08, 2017

Producto Mejorando cómo los Equipos en las empresas conversan

Nombre del servicio: Potenciando el poder conversacional de los equipos de trabajo

Contexto:
El mundo está mutando a lo que podríamos llamar “la apertura del corazón” que es el paso siguiente a “la apertura de la mente” que desencadenó la revolución industrial. Le corresponde a las organizaciones dar este paso, que consiste en abrir el corazón, las emociones, la pasión y desde ahí conectar con las otras áreas de la empresa, con los clientes y todos los stakeholders, incluido el ecosistema. Este fenómeno se expresa en la forma en que los grupos o los equipos conversan.

Objetivo:
Avanzar en la calidad de cómo los equipos conversan. Trabajar primero en profundizar la calidad de la escucha y apertura de mente para acoger posiciones divergentes. Y luego avanzar de manera que empiezan a poner el corazón en movimiento, ejercitando la escucha y conversación empática, donde las personas sean capaces de ponerse en los zapatos del otro. Superar la forma del debate, de lucha para ver quien gana o quién tiene la razón.

Formato:
Sesiones presenciales semanales de trabajo con todo el equipo (número ideal de 7 a 10 personas), de dos horas.

Proceso:

  • Cómo lo más importante presente son las personas, partimos por una vuelta de presentaciones, de cierta profundidad.
  • Se van poniendo temas de conversación, todo el tiempo, donde se observa y se ejercita el conversar en grupo. En ocasiones se interrumpe la conversación para introducir una distinción o un concepto; a veces se comienza la sesión haciendo aquello.
  • Se introduce el concepto de Escucha activa y las distintas formas de escucha observadas.
  • Se muestra el fenómeno del Observador particular que es cada uno.
  • Se pasan las distinciones del Pedido y la Oferta, como actos fundamentales para la acción humana.
  • Se pasan los Juicios y las Afirmaciones, que participan en la creación de realidades.
  • Pasamos la distinción entre conductas de víctima y de protagonista.
  • Se pasan los cuatro tipos de conversación: la conversación amable, el debate, el diálogo y la conversación generativa.
  • Etc.

Costos: Cobramos una tarifa de UF x la hora; impuestos de retención incluidos.

Beneficios:
Mayor productividad de las reuniones
Mayor integración de las personas a los equipos al sentirse escuchados empáticamente
Mejor clima laboral
Movilización de la inteligencia colectiva del capital humano de la organización
Se podría asociar todo esto a una elevación del nivel de consciencia.

Cualquier consulta, comunicarse conmigo. Ver arriba a la derecha donde dice "Contacto"

miércoles, mayo 24, 2017

Los impedimentos del buen conversar

Cómo conversamos, cómo los equipos conversan, es donde pongo mi mirada en esta reflexión.

Cuando conversamos en grupo, pensamos juntos y movilizamos la inteligencia colectiva; creamos la realidad a final de cuentas.

La calidad de nuestras conversaciones empieza a ser algo a mirar. No tenemos en general muchos elementos de juicios a la hora de calificar cómo nuestros equipos conversan.

Aparte de que no es raro escuchar cierta decepción de lo que resulta de como conversamos. Si conversas uno a uno con los participantes, todos desean lo mejor, pero por alguna razón, esto no pasa.

Un personaje que abunda en nuestros pensamientos y en las conversaciones, son los juicios. Los juicios crean realidad, suelo decir. Los juicios sellan, opacan, alteran, la información de la realidad que llega a nuestra mente. Los juicios sirven para silenciar las voces disidentes, entre otras cosas.

Para mi, la primera tarea en el proceso de mejorar una dinámica conversacional, es eliminar lo más posible los juicios. Cuando esto ocurre nos acercamos a poder ver la realidad, en forma limpia, tal como llega a nuestros sentidos, sin filtro. Otto Charmer llama a esto "open mind" o mente abierta.
Y fue esta capacidad, de ver la realidad tal como llegaba a nuestros sentidos, lo que abrió el camino a la revolución científica, tecnológica e industrial.

Un tremendo paso, sin duda. Y a veces no es tan fácil discernir si estamos viendo con una mente abierta la realidad, o estamos interviniéndola con cómo esta debiera ser, la forma correcta en que debiera ser según mi forma de ver, etc.

Otro personaje que se encuentra con frecuencia en nuestros pensamientos y quizás más bien en nuestros sentimientos, es el culpar a otro.
Me gusta esta idea que dice que cuando culpamos a otro, distorsionamos la realidad, de tal forma que cerramos el acceso a la conexión empática con ese otro.
Y si queremos acceder a este nivel más profundo de conexión con los otros, para elevar el nivel de nuestras conversaciones grupales, necesitamos acceder a la conexión empática. A poder ver lo que dice el otro, desde los zapatos del otro. Ello requiere una disposición, como la llama Otto Scharmer, de "open heart" o corazón abierto.

Esta sería la principal transformación que hace falta en nuestros días: conectar desde el corazón.
La empatía implica salirse desde el epicentro de si mismo y ver desde el epicentro del otro. Esto no es tan fácil como se podría creer. Aparte de que no es la práctica habitual que nos rodea.
Vivimos en un individualismo intenso, donde de lo que se trata es de cumplir mi cuota, hacer esa venta, maximizar mis utilidades ... al costo que sea. La verdad es que ni veo, ni miro hacia los costos que ello genera. De repente aparecen normas, medio ambientales por ejemplo, que más parecen una joda que otra cosa.
Y no se trata de poner normas, deberes ser, sino de ver por nosotros mismos desde la mirada de los otros, de todos los otros, los efectos, impactos, de lo que estamos haciendo.

Toca, dicen muchos, y así yo lo creo, conectar desde el corazón. Sentir, no solo lo que yo siento, sino que también, lo que el otro siente. Pues cuando ello sucede, nos afecta nuestro propio sentir y nuestras decisiones.

Un tercer personaje que a veces aparece, es la arrogancia. Ello refleja un exceso de ego, cuyas consecuencias son la cerrazón de los conductos hacia la intuición y las fuentes más profundas del saber.
Como dice Otto Scharmer, si queremos sentir el futuro que quiere emerger de una situación, necesitamos tener los tres canales anteriores abiertos y en particular, el último. Cuando estamos a ese nivel de vaciamiento, en particular de ego, podemos operar como instrumento del futuro que quiere emerger.
A mi me parece esta visión, hermosa y a la vez un verdadero salto de conciencia, que por Dios que hace falta en estos tiempos.

Cuando los tres canales anteriores, de la mente, el corazón y el cuerpo, están cerrados, se pueden observar en primer lugar la intriga y la desinformación. Ellos envenenan las fuentes de información permitiendo con ello manipular los puntos de vista. Escondiendo información o introduciendo información falsa, son conductas que en esas circunstancias se observan.
Claramente este tipo de conductas no promueven la buena conversación, sino que la obstruyen.

Yendo ya más al nivel del corazón. cuando los canales de la buena conversación están obstruidos, aparecen el acoso y la intimidación (bulling), que envenenan las interacciones y las relaciones. Aquí estamos en el ataque franco y directo contra individuos o grupos.
Ninguna posibilidad de cambios a través de conversaciones. Si no quieres que haya cambios, son buenos instrumentos para imponerse.

He puesto el foco aquí en los problemas que encontramos para el buen conversar, que permite utilizar el potencial de las personas en la empresa y acceder a la inteligencia colectiva.
Detectar estas conductas y buscar erradicarlas, es el objetivo del trabajo de coaching con equipos y grupos de trabajo.


Referencia:
Libro Teoría U de Otto Scharmer