miércoles, abril 20, 2016

Reflexiones de la revolución francesa

He terminado un nuevo curso online gratuito, de calidad, por Coursera. Esta vez se trata de la Revolución Francesa, dictador por Peter McPhee de la universidad de Melbourne, en Australia.

Se podría decir que Francia es lo que es hoy día, a partir de la revolución francesa. Antes era un conglomerado de territorios separados por idiomas distintos, formas de organización diversas, privilegios y disparidades, que no permitían hablar de una nación. Después de la revolución francesa el territorio se dividió en 84 provincias, cada una con su capital, donde se instauró el francés como idioma obligatorio y donde las leyes, impuestos y regulaciones pasaron a ser las mismas.
Francia es Francia desde la revolución francesa.

la toma de la Bastilla
Con la revolución francesa se acaba el feudalismo y comienza la República. Lo que va a primar son el mérito y la igualdad de derechos, y ya no más, la cuna, la familia de origen, ni siquiera la raza.

Ahora, esto no fue instantáneo, ni definitivo. Es un germen que entró en las mentes, un nuevo nivel de conciencia, diría hoy día. Las mentalidades fueron inseminadas y quizás las siguientes generaciones fueron concretizando más esta nueva forma de ser y gobernarse como nación.
Baste pensar que después que todas las cabezas que dirigieron el proceso fueron decapitadas, y se instauró el Directorio, fue tal la inestabilidad de poder y tantas las fuerzas que pujaban, que dio pie a la entrada de Napoleón en 1799, a través de un golpe militar.
Todos sabemos a que llevó a Francia Napoleón, hasta el año 1815 en que fue definitivamente derrotado y cuando volvió la monarquía en la nueva forma constitucional y duró por tres reyes más solamente, hasta casi 1850.

La convulsión de la revolución francesa fue mayúscula, pues al atacar a la monarquía, la parentela monárquica del vecindario le declaró la guerra a Francia. Austria, Prusia, Inglaterra y España, en guerra contra Francia. Ello llevó a que Francia tuviera que militarizarse en extremo, para salir en defensa de su territorio, lo que llevó a agrandar su ejercito hasta casi 750.000 soldados, algo nunca antes visto y que dejó la cosa lista para las ambiciones que vendrían después con Napoleón.

Si a esto le sumamos las pugnas internas, que no fueron menores, dio pie a un caos interno de tal magnitud, que se instauró la guillotina y se decapitaron a miles de conciudadanos franceses, especialmente en los años 1793 y 1794; los años del terror.

Las mujeres fueron muy activas, deliberantes y participantes, en todo el proceso. Pero a la hora de los quiubo, cuando pidieron ser ciudadanas con derecho a voto y cargos públicos, después de pensarla bien, y dada su ignorancia, pues no eran educadas en ese tiempo (no iban al colegio), decidieron dejarlas fuera y para mayor remate, prohibirles reunirse en los clubes de deliberación que habían creado a  lo largo y ancho de todo el país. No deja de sorprenderme este hecho.

Luis XVI a la gillotina
La Declaración fundamental de los Derechos del Hombre y del Ciudadano, de 1789, dio pie a una trifulca no menor en Santo Domingo, la colonia francesa en el Caribe, donde la esclavitud era extensiva y la base para la producción agrícola.
"Todos los hombres nacen y permanecen libres y con igualdad de derechos ...los derechos naturales e irrenunciables de todo hombre son la libertad, el derecho de propiedad, seguridad y el derecho a luchar contra la opresión".
Y querían que en esa colonia se estableciera una excepción. No hubo caso; los negros se rebelaron, se tomaron el poder y no hubo caso de derrotarlos.
Al final de cuentas se abolió la esclavitud en todo el reino (fue uno de los primeros países del mundo en establecerlo) y surgió después con Napoleón, la primera colonia del continente americano, Haití, en 1804.

La invasión Napoleónica de todo Europa, fue lo que desencadenó la independencia en serie de todos los países dependientes de la corona española en América. Chile entre ellos.
Aparte, diseminó el germen de este nuevo nivel de conciencia republicana. Fue derrotado, pero el germen quedó y el mundo cambió.

Pienso que aun persisten resabios del antiguo nivel de conciencia del antiguo régimen, que hace a algunos sentirse superiores a otros, ya sea por familia de origen, raza o riqueza. Pero se ha ido y cada vez mas, diluyendo.
Quizás lo mas sorprendente, es la arremetida posterior, con este mismo germen de los derechos de igualdad y libertad, como las mujeres se han liberado, de lo que eran en esa época. Hoy podría decir que la llevan y los hombres necesitan un trabajo de desarrollo de la conciencia, antes de que sea demasiado tarde.


Referencias:
Curso de la Revolución Francesa

3 comentarios:

  1. Una anécdota de aquella insubordinación dominicana: la bella Paulina, hermana de Napoleón, le puso cuernos a su marido, un general francés, hasta que le dio hipo, con la soldadesca francesa. Se fue a vivir a la isla de la Tortuga al oeste de Santo Domingo más bien de Haití. Finalmente tuvo amores con el noble Borghese, de ahí que ustedes podrán ver una linda estatua de esta no menos linda mujer, en la Villa Borghese, en Roma, villa que recorreré la semana próxima, por lo que ofrezco fotitos de la bella Paulina.

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias Gabriel. Que buen post. Comparto de buena forma. (jordi)

    ResponderEliminar