martes, marzo 31, 2015

Libro Boomeritis de Ken Wilber - impresiones

Se trata de jóvenes que asisten a unas conferencias que duran varios días, donde el protagonista es el mismo Ken Wilber, autor del libro. El autor tiene 23 años y el personaje del libro tiene 21. Eso ya me habla de cierta genialidad del autor.

El tema de fondo es la Espiral Dinámica, esta teoría según la cual evolucionamos a través de como ocho niveles de conciencia, tanto a lo largo de la historia de la humanidad, como desde cuando nacemos.
Por qué tanta fascinación, me pregunto, con estos niños chicos que son desde esta perspectiva tan primitivos.

Ken Wilber
Boomertis tiene que ver con los Baby Boomers, los nacidos entre 1940 y 1960 (ahí estoy yo), que han pasado al nivel de conciencia "verde", último antes de pasar a los niveles de conciencia de segundo nivel (amarillo y turquesa), pero que se han quedado atascados en una enfermedad de la mente, que incluye alto nivel de Ego y una buena dosis de narcisismo.
Lo que pretenden estas conferencias es ayudar a que los enfermos o atascados en Boomeritis, se desatasquen y salten al siguiente orbital de conciencia, "amarilla".

Por primera vez que leo un libro de Ken Wilber, en formato novela, donde además proyecto esa idea, no se cuan cierta, de que los hombres cada 10 minutos andamos fantaseando imágenes eróticas. Bueno, Wilber se lo pasa en el libro fantaseando, incluso mientras está en las conferencias, de escenas de sexo, orgías y kamasutras. Wilber se me humanizó completamente. Además es para la risa.

Claro, si yo miro mi realidad, puedo ver hechos y personas que andan en el nivel de conciencia "rojo", ególatra, violento, explotador, guerrero. incluso algunos "púrpura", o en fase púrpura, refiriendo a influencias externas mágicas, míticas, astrológicas.
Poco más acá están los "azules", jerárquicos, dogmáticos, tribales o formando colectivos o tribus, seguidores acérrimos de iglesias y creencias. Tengo parientes cercanos a los que veo en esta.
Luego vienen los "naranjas", racionales, industriales, orientados al éxito, bastante egoístas, científicos.
Y para terminar, donde tengo alguno de mis pies dentro, los "verdes", pluralistas, sensibles, ecológicos, por el desarrollo de la persona, el cuidado del planeta, etc.

De la lectura de este libro, veo esta particular manera de ver la realidad, de todos estos niveles de conciencia antes descritos, en el último párrafo, que cada uno cree, a pie juntillas, que como ellos ven el mundo, es la forma correcta y única de mirar. Y por supuesto los otros están equivocados, locos o tienen simplemente malas intenciones.
Solo cuando se pasa a los niveles de conciencia del segundo nivel o integrales, podríamos empezar a imaginar un mundo en que como decía Nicanor Parra "la izquierda y la derecha unidas jamás serán vencidas".

Quedo convencido de la lectura de este libro, que existen estos niveles de conciencia, que están todos presentes dando vueltas, aparte de que deben ser recorridos en el desarrollo de la personas, desde su infancia.
Que la buena convivencia entre estos distintos niveles es clave, aparte de que su presencia y cabida en el sistema, es también clave; y clave a riesgo de sobre-vivencia.

Me gusta mucho la visión de la espiritualidad que plantea Wilber, que contrasta con el enfoque de las religiones, basadas en creencias y mitos inobjetables. La espiritualidad como experiencia directa, con la meditación como puerta fundamental de entrada.

Los niveles posteriores al verde, los de segundo y tercer nivel, tienen más y más conexión con la dimensión espiritual, concluyendo en una en que uno y el cosmos, se experimentan como la misma cosa.

Me llamó la atención una historia paralela que ocurre con unos de los amigos de Wilber, que vive una experiencia amorosa con una estupenda modelo, con alta intensidad, que asemeja esa experiencia con haber entrado de una en una experiencia de tercer nivel de conciencia. Puede el amor, el sexo y la conversación entre dos almas conscientes, presentes, acceder a experiencia de alto nivel de conciencia ? Abrimos cancha a esas poderosas experiencias o las seguimos bloqueando ?

Wilber es un estudiante de Informática en el libro. Y se lo pasa especulando acerca de que los computadores evolucionarán hasta ser conscientes de si mismos y luego evolucionarán en la misma seguidilla de estados de conciencia como harán los humanos.
Y cuando uno u otro lleguen a la cúspide del nivel de conciencia omega, serán atractores para el resto de la humanidad y operarán como facilitadores de ese proceso.

Este libro es una estupenda forma de subirse al carro de la existencia de distintos niveles de conciencia y poner más el foco en nuestro interior y darle para avanzar por esa senda de evolución personal, y ayudar a nuestros hijos tras ese mismo norte.

En la última parte del libro aparece la mejor aproximación que he visto a lo que sería la iluminación en la punta de la espiral dinámica de nuestra evolución. La conexión en el presente con el testigo que subyace a todas esas cosas que desde ahí vemos y confundimos con el ser y son solo Ego, como lo que pienso, lo que siento, lo que veo. Y en ese estado iluminado, la fusión en el amor no solo con un otro, sino con el todo.

 

Más de Ken Wilber.

lunes, marzo 09, 2015

Terence Cook, un éxito de coaching de carrera

Terence Cook me llamó pues quería celebrar el hito de los 500 posteos en su blog, que le ayudé a crear, por allá por noviembre del 2010. Postié de ello aquí.

Nos fuimos a almorzar a la terraza del Country Club, como decía, en celebración de su posteo número 500, que preparaba (link).

Él es un caso, que destaco, de acompañamiento o coaching, de carrera. Pues aparte de ayudarlo a desarrollar su blog, lo más destacable, es que en ese ejercicio, le dimos al tema de buscar una posible oferta en que él pudiera constituirse y dimos con esto del golf mental.

en los postres
El golf mental, así como yo lo veo, es el manejo de la mente, al momento de golpear. Ese momento no debe estar invadido por el pensamiento racional, ni las ordenes de la cabeza al cuerpo; sino que debe entrar en control, el hemisferio derecho o el inconsciente; esa parte que es mucho más brillante, aunque aun nos pueda parecer extraño, que lo haga mejor que nuestra parte controladora y racional.

Me divertí con Terence compartiendo conocimiento y experiencias, en esto de lidiar con el inconsciente, esa dimensión del ser, bastante idiota, la verdad, que a la vez es magistral, por ejemplo, para dar el golpe perfecto en un tiro de golf.
Es notable como para mejorar el golpe en golf, haya que darle cancha y gobierno al inconsciente, al que no solo dejamos operar, sino que astutamente "manipulamos". Hasta Jodorowsky salió a la palestra.

Bueno, lo relevante para mi, es el haber podido ser agente eficaz en ayudar a alguien a juntos inventar un destino profesional, laboral, una oferta de servicios en su caso.
Un aporte que él valora y agradece, y del que me siento honrado.

Hay mucha gente que deambula por la vida, sin detenerse a reflexionar acerca de qué hacer, en una importante medida para generarse un digno ingreso. Pienso más que nada en personas adultas, mayores incluso.
Ha sido importante mover a las personas desde un cierto paradigma de abordamiento del tema, a otro, en que en vez de querer saber quien se es, o se puede ser, en conectar con lo que sabes hacer y te gusta, o te apasiona, y desde ahí buscar el diseñar "la oferta" que se quiere ser.

Cierro este posteo, feliz del encuentro con mi amigo Terence y más feliz aún, por haber sido agente de mejora en la oferta profesional en que se convirtió.

martes, marzo 03, 2015

Recuerdo en memoria del amigo y compañero de curso Christian Nielsen

lunes, 9 de julio de 2012


Visita a Christian Nielsen

Ayer fuimos con el Caco y la Loreto, la Andrea y yo, a visitar a nuestro amigo y ex compañero de curso del Grange, Christian Nelsen y su mujer Tania, de origen griego.

Apareció a almorzar con nosotros el Maqui Dionizis, que es vecino de Christian en el barrio, con una casa de veraneo o fin de semana, increíble, que visitamos al final del día.

Nielsen en la cabecera; Tania al lado de la Andrea, y la Loreto
Christian se amputó la pierna derecha, después de haber visitado el infierno por más de un año, con un cancer que le tomó la rodilla, que lo mantuvo hospitalizado, incluso con una fase de rodilla metálica que no funcionó.

Está estupendamente de ánimo y ha subido de peso de los 60 kgs a los que llegó, a los 82 que tenía ahora.

Su ánimo, notable. Cariñoso como siempre, atento, buena onda, animada conversación, buen humor, alegre y positivo. Un ejemplo.

Maqui, Loreto, Caco, Christian, de perfil la Andrea
La Loreto llevó una ostras que con el pisco sour especial de Christian, nos pusieron en el mood adecuado para un afectuoso y cercano encuentro de amigos. Hasta del bosón de Higgs hablamos.

La casa de Christian y la Tania, es todo un cuento. Me entretuve recorriendo los objetos con que arman ese acogedor lugar, con una vista hacia el valle de Curacaví, que está notable.
Christian tiene su ubicación de trabajo, al lado del gran ventanal, junto a un computador conectado a Internet. Espectacular.

el sol pegaba desde una ventana en lo alto
Al atardecer apareció un zorro que los visita frecuentemente, a ver si le había dejado algo de comer. Un hermoso zorro, que cuando vio tantas caras aparecer a mirarlo se fue retirando.

Conversación de recuerdos, de amigos comunes, de la vida y su trabajo en Todo Caballo, que sigue adelante, con sugerencias nuestras de pasar del vaquero norteamericano chilenizado, a un nuevo pirata que debiera llevar según nosotros un ojo tapado. Eso le resta visual, así que por poco rato.

Tania viaja todos los días a Santiago a trabajar en la embajada griega, donde ocupa un cargo multidimensional, según nos contó.

Un excelente domingo de viejos amigos que incluso se dan licencia para quedarse dormidos y roncar en el calor del espacio compartido. Gratitud por el tiempo vivido con este grupo y en ese lugar.

Caco y Christian